martes, 10 de noviembre de 2009

En marcha


Después de la primera reunión presencial del Club de Lectura con el libro, por fin en nuestras manos, decidimos dividir el texto en cuatro fragmentos, tantos como partes tiene la obra. La temporalización es quincenal (flexible) es decir, cada quince días más o menos, nos veremos las caras en la Casa del Pueblo pero cada semana subiré un texto en el blog para que l@s que no puedan asistir en persona puedan dejar sus pensamientos en el blog.

Resumiendo, cada quince días nos leemos una parte y la debatimos en persona o en la web. Manos a la obra.


Tras la lectura del prólogo, no necesario para el Club de Lectura pero sí para una mejor comprensión del autor y por tanto del libro, me sedujo la idea de que Fernando de los Ríos no fuese un militante por vocación sino una persona que llegó a pensar en socialismo tras un periodo de análisis y crítica de las ideas de éste. Una vez conocido esto me dispuse a la lectura en sí y de los primeros capítulos del libro vemos como nos introducen en el pensamiento ,filosófico tal vez, renacentista y que desde mi punto de vista nos conducirá para llegar a entroncar ese pensamiento con el socialismo actual (1926) del autor del libro. En su visión del pensamiento de aquella época hace especial hincapié en la acción, punto fundamental para llevar a cabo todas necesarias las reformas sociales que hacían falta en aquel y en este tiempo.

También aflora la dicotomía entre universalismo o individualismo que según interpreto, ambas ideas caben en el Humanismo que a veces recurre a uno y a veces al otro. ¿Tal vez se puedan ver estas posturas como izquierda (sociedad) y derecha (individuo)?


Lo comentado hasta ahora finaliza en el capítulo El moderno sentido de la libertad. Página 91 según mi ejemplar y la próxima entrada del blog será hasta la parte segunda página 115.

4 comentarios:

caprieto dijo...

Después de leer el prólogo creo que el libro va a estar interesante. La idea de reconciliar individualismo y socialismo es casi la cuadratura del círculo. Y más teniendo en cuenta que está escrito en un momento histórico donde triunfaba el fascismo y el comunismo soviético. Vamos, que la libertad individual y los derechos no se respetaban demasiado.
Veremos cómo se resuelve esa aparente contradicción...

Rafael dijo...

Que a usted le sea ameno y divertido.

La sonrisa de Hiperión dijo...

vaya tela....
jajajaj

camachuelotrompetero dijo...

La primera parte es bien densa, pero a la vez interesante. El humanismo, en su sentido más amplio, y su evolución e influencia histórica desde el Renacimiento hasta principios del siglo XX parece que servirá al autor como base de ese socialismo humanista, compendio y justo medio entre el individualismo y el colectivismo, caras ambas de una misma moneda y de un mismo fin, que no pueden entenderse por separado.